HISTORIA

Sociedad Deportiva Beasain. Ayer y hoy (Un siglo de historia)

* Para descargar el libro conmemoración del centenario del club pulsa aquí.

Crónica de las temporadas

Crónica de las temporadas por Josean Sainz

Temporada 1954-55 – El año del cincuentenario llegó el primer equipo juvenil

Presidente: Angel Ayestaran
Entrenador: Aristeo Ruiz

Por diferentes circunstancias había pesimismo en torno al equipo blanquiazul siendo uno de los temas recurrentes, la necesidad de un nuevo campo. Fue una temporada discreta, gris, casi oscura en Primera Regional, cayendo al octavo puesto. Había algún motivo para el optimismo, si, alguno sí. Lo veremos más adelante, pero no era fácil encontrarlo en medio de bastante tristeza y aburrimiento.

La afición estaba dividida. Se escuchaba mucho hablar de ingratitud, de indiferencia o de discordia. Ya entonces se hablaba de que los jugadores no sienten la camiseta con la nobleza requerida. Unos acusaban a los otros de nostalgia, de vivir en el pasado, recordando solo los buenos tiempos. No olvidemos que estamos en año de celebración, del cincuentenario ni más ni menos. Como decía, otros acusaban a los jugadores que no ponían todo en el campo, que no se entregaban como debía ser como había sido toda la vida, pero en lo que coincidían casi todos era en la necesidad de un nuevo campo.

Acusaciones también había, de porque no se había gastado el dinero en hacer un mejor equipo y haber ascendido, cosa que sí hizo el Villafranca, o el año anterior el Touring de Rentería. Se había ahorrado, pero para que? El equipo necesitaba crecer, el Club necesitaba crecer y no se había hecho.

Pero como decía al principio, sí hubo en tan especial año un motivo para la alegría y el optimismo. Un hito importante en la historia del club fue la creación de un equipo juvenil, que además de competir, fuera formando a los futuros jugadores del primer equipo.

Formado por chicos entre 15 y 18 años, fue desde el primer momento un buen vivero para el primer equipo, sin olvidar que algunos de ellos llegaron a Primera División, como son los casos en los primeros años de Lamata, Iriarte o Cacho y posteriormente más y más nombres que fueron apareciendo.

La temporada en números: 22 partidos, 8 triunfos, 6 empates, 8 derrotas; 35 goles a favor, 42 en contra; 23 puntos, 1 positivo; 8º clasificado en un grupo con 12 equipos.

Primer equipo De pie: Bernardo, Estala, Garmendia, Lopez, Joaquin Aguirre, Larrea, Huertas, Zubiria, Luis Mendizabal. Agachados: Mana, Sarriegui, Lacalle, Ayestaran y De Pedro.

Temporada 1955-56 – Ascenso a tercera división

Presidente: Juan Aramburu
Entrenador: Aristeo Ruiz

En el verano de 1955 en las reuniones entre Federación y diferentes presidentes de Clubes se daba por hecho una inminente reforma de las categorías estatales, que en el caso de la Tercera División, daría mucha chance a diferentes Clubes a ingresar en dicha categoría.

La intención del Club era reforzarse y hacer un equipo muy fuerte para ser campeones, pero la recién instaurada norma del derecho de retención en Regional, hizo imposible los movimientos e incorporaciones que el club pretendía. Aún así, si llegaron refuerzos y el plantel era potente.

A pesar de que los resultados iban llegando, el juego no convencía y el equipo se mostraba muy irregular; dando un nivel alto en los partidos importantes y siendo muy decepcionante en los partidos que llamaríamos fáciles sobre el papel.

Con el campeonato al alcance de la mano, dos equipos, Trincherpe y Michelin, al que el Beasain había derrotado fácil a domicilio, vinieron a Sempere y se llevaron puntos que eran necesarios. El viaje a Txantxilla se torna decisivo, pero el Hernani fue muy superior y nos conformamos con la tercera plaza.

Esa posición hacía albergar esperanzas de que si llegaba la reestructuración de la Tercera División, el Beasain podía tener su soñado ascenso.

El verano fue largo, las noticias no llegaban, pero finalmente llegaron y fueron buenas. El Beasain era equipo de Tercera División. La categoría se presentaba repleta de alicientes. El hecho de que justo un año antes el Villafranca hubiera logrado el ascenso y volver a coincidir con ellos y reverdecer la rivalidad de toda la vida, era un aliciente más sin ninguna duda. El futuro más atractivo no se podía presentar, pero no iba a ser nada fácil y se venían también nubarrones.

De pie: Martin Aramburu, Estala, Huertas, Larrea, Bravo, Bernardo, Lopez, Aristeo (entrenador) Agachados: Lacalle, Ayestaran, desconocido, Arguiñano, Gonzalez, desconocido

Temporada 1956-57 – Por primera vez en tercera división

Presidente: Juan Aramburu
Entrenador: Aristeo Ruiz

El verano del 56 fue un verano diferente y con sensaciones muy encontradas. Vayamos primero con lo deportivo.

En la temporada anterior, la 55/56 el equipo concluyó  en tercera posición. Lo que aparentemente era un campeonato más cambió completamente con la decisión de la Federación Española de aumentar el número de participantes en los grupos de Tercera División pasando de diez o doce equipos a dieciocho.

Ya en el verano del 55, se había dicho y se daba por seguro que esto podía pasar, que la reforma era inminente y que el grupo IV de la Tercera División iba a ser como ahora estamos viendo. Pero de las palabras a los hechos hay un trecho y este parecía grande.

Gracias a esta decisión el Beasain ascendió a la categoría superior. Competir en Tercera era algo inédito y en la localidad como es fácil imaginar, fue recibido con gran entusiasmo tanto por directivos, jugadores y por supuesto aficionados. Aunque fuera de rebote, los blanquiazules se situaron por primera vez en su historia en el tercer nivel futbolístico a nivel nacional, era un premio merecido que solo llegaba un poco tarde.

Había otra realidad y también era muy importante. CAF propietaria de los terrenos donde se asentaba Sempere, en noviembre de 1955 había comunicado al Club que necesitaba los terrenos para ubicar nuevos talleres por lo que el Beasain debía buscar un nuevo campo de fútbol, en un plazo que no parecía fuera a ser superior a 6 meses.

Con el proyecto del nuevo campo de Loinaz ya en marcha, el Beasain finalmente pudo jugar esta temporada, la primera en Tercera División, en Sempere y fue una muy buena temporada. El estreno de categoría se aprobó con muy buena nota. No parecía fácil seguir jugando en Sempere, estrenar categoría, pero todo salió bien; el equipo se adaptó muy bien, el salto no fue tan grande como se temía, se compitió muy bien y en general fue una estupenda temporada.

La temporada en números:  34 partidos, 16 triunfos, 5 empates, 13 derrotas; 73 goles a favor, 64 goles en contra; 37 puntos, 3 positivos; séptimos en una liga de 18 equipos.

Píe de foto De pie: Zabaleta (delegado), Donamaria, Barandiaran, Bernardo, Zubiria, Mana, Galparsoro, desconocido. Agachados: Arguiñano, Lombide, Lizarralde, desconocido, Alberdi, Elbasio Diez (guarda materiales)

Temporada 1957-58 – El exilio en Arana

Presidente: Juan Aramburu
Entrenador: Aristeo Ruiz

La empresa CAF propietaria de los terrenos donde se asentaba el campo de fútbol de Sempere, los necesitaba de manera urgente, para la ampliación de sus instalaciones. Por lo que el partido de Copa Guipúzcoa ganado 5-4 frente al Ilintxa el 26 de mayo de 1957 fue el último partido disputado en el inolvidable y entrañable campo de Sempere, parte importante de la historia de la SD Beasain.

Sin campo de fútbol, el presidente del Club Juan Aramburu negoció con los directivos del Villafranca UC la cesión del campo de Arana para la disputa de los partidos como local a modo de préstamo. En principio la idea era disputar ya la segunda vuelta en el nuevo campo de Loinaz. Pero las obras se retrasaron y hubo de jugarse toda la temporada en Arana, con un alquiler de 750 pesetas por cada partido disputado.

Estos avatares condicionaron el rendimiento deportivo del equipo y fue una temporada verdaderamente difícil. La idea era mantenerse en la zona templada de la clasificación y sufrir lo menos posible. No había dinero para fichajes y la plantilla no iba nada sobrada y todo este tema del exilio en Arana tampoco ayudó. Pero al final se consiguió el objetivo. Se sabía que iba a ser un año muy difícil y se salvó el compromiso con, podríamos decir, buena nota.

La temporada en números: 34 partidos, 12 triunfos, 8 empates, 14 derrotas; 79 goles a favor, 86 goles en contra; 32 puntos, undécimos en una liga de 18 equipos.

De pie: Lizarralde, Lahidalga, Lombide, Barandiaran, Muruamendiaraz, desconocido. Agachados: Ganzarain, desconocido, Aldareguia, Arguiñano y Cacho.

Temporada 1958-59 – Loinaz, el nuevo campo

Presidente: Jesus Erguin
Entrenador: Aristeo Ruiz / José Luis Piquín

El nombre propio de la temporada es Loinaz, el nombre del nuevo campo de fútbol municipal. Con unas medidas de 104 por 66 metros, las mismas medidas que Atocha, es el nuevo feudo. Como anécdota la letra de la Marcha de Beasain se adaptó al nuevo campo de Loinaz.

El 31 de agosto fue la fecha elegida para la inauguración del nuevo campo, tras una Misa por la mañana en memoria de Mauricio Yarza, el plato fuerte fue el partido de fútbol entre el Athletic de Bilbao y la Real Sociedad. El saque de honor correspondió el veterano jugador olímpico Mariano Arrate y el triunfo correspondió a los donostiarras por 3-2.

Autoridades como Vicente Asuero presidente de la Diputación, Pablo Hunolt alcalde de la villa beasaindarra, Manuel Escodin presidente de la Federación Guipuzcoana de Futbol, Benito Diaz seleccionador de España, entre muchos otros, dieron lustre a los fastos de inauguración con su presencia.

La SD Beasain tenía en aquel momento 350 socios y firmó un acuerdo con el Ayuntamiento para el disfrute y gestión de la nueva instalación.

Loinaz sin duda era de los mejores campos de fútbol de la provincia, de los tres mejores. Aunque algunos agoreros pensaban y decían que estaba demasiado lejos del centro. Pero la realidad es que la afición acudió en masa, mucho más que al viejo Sempere.

Cada día llegan nuevos seguidores desde los pueblos limítrofes, Idiazabal, Lazcano, Segura, Ormaiztegi. Además del éxito social sin duda podemos hablar en esta primera temporada, de un gran éxito económico.

El primer partido jugado en Loinaz por nuestro equipo fue un amistoso frente al Eibar el 7 de septiembre de 1958, ganado por 4-3. En el inicio de la competición, pocos días después, el triunfo fue rotundo, 5-0 frente al Recreacion. Pero tras la euforia inicial llegaron las dudas. Algunos jugadores parecen no adaptarse bien al nuevo campo, era demasiado grande y a mediados de temporada vivimos un hecho histórico, algo que no había sucedido nunca en el Beasain; el entrenador Aristeo fue sustituido por Jose Luis Piquin, jugador del equipo que hasta fin de temporada llevo también la dirección técnica de nuestro primer equipo.

La situación mejoró y terminamos la liga en séptima posición, sin sustos, ni necesidad de mirar hacia abajo. El equipo se había consolidado en Tercera División.

La temporada en números: 30 partidos jugados, 9 triunfos, 11 empates, 10 derrotas; 52 goles a favor, 55 en contra; 29 puntos, un negativo. Séptimos en un grupo de 16 equipos.

De pie: Salas, Zurbano, Oyarzabal,Loambide, Barandiaran, Lasheras. Agachados: Echeverría, Bomba, Aldareguia, Arguiñano, Sagardia.

Temporada 1959-60 – Asentados en Loinaz y en Tercera

Presidente: Guillermo Gárate
Entrenador: José Luis Piquín

Adaptándonos aún en esta cuarta temporada en Tercera División a la exigencia de la categoría, eran tiempos de cambio.

Con un campo nuevo y extraordinario como Loinaz, en su segunda temporada, el pasado curso habíamos vivido un hecho histórico; por primera vez en la historia La Junta Directiva decidió que el entrenador que había comenzado la temporada no la terminara y fuera sustituido.

El nuevo entrenador Piquín, que había cerrado la anterior temporada como entrenador – jugador, colgó las botas y se dedicó solamente a entrenar.

Aunque no se logró el objetivo de estar entre los seis primeros al final de la temporada, objetivo del que había hablado el presidente y así quedó reseñado en las publicaciones de la época, lo cierto es que se ganaron más partidos que en el año anterior y se llegó a semifinales en la Copa Guipúzcoa. Podríamos decir que aunque no se logró el objetivo, si fue un buen año.

Para el recuerdo, el histórico empate conseguido en Atocha frente al potente Sanse.

Además hay un aspecto muy importante que subrayar y es la construcción de un pequeño campo de fútbol anexo a Loinaz. Se destinó al uso de los niños de los colegios, al entrenamiento de los juveniles, dirigidos por Aristeo y a la organización de campeonatos infantiles cuya organización se había recuperado. Tareas todas ellas muy importantes en el fomento de la cantera.

La temporada en números: 30 partidos, 14 triunfos, 2 empates, 14 derrotas; 67 goles a favor, 54 en contra; 30 puntos, 8º clasificado en un grupo con 16 equipos.

De pie: Arregui, desconocido, Oyarzabal, Barandiaran, Aramburu, Lasheras. Agachados: Desconcocido, Aldareguia, Arguiñano, Morro Negro y Brias.

Foto de un partido del Beasain en Atotxa

Temporada 1960-61 – Solo un golpe de suerte impidió el descenso

Presidente: Guillermo Gárate
Entrenador: Pedro Irastorza

Con el cambio de década la S.D. Beasain siguió siendo un club puntero dentro del panorama del fútbol guipuzcoano pero no en regional, sino en el Grupo IV de Tercera División. En aquellos años este grupo estaba compuesto por sociedades afiliadas a la Federación Guipuzcoana que agrupaba además de equipos guipuzcoanos, clubes riojanos, alaveses y del norte burgalés destacando grandes nombres  como el C.D. Logroñés, Deportivo Alavés, S.D. Éibar y Real Unión Club, de Irún.

En una coyuntura de enorme dificultad económica, el presidente de la entidad dio autonomía a las diferentes secciones, buscando un ahorro imprescindible para el Club, pero la medida no funcionó.

La temporada 60/61 fue muy mala, podríamos decir que nefasta en lo deportivo. Se sumaron tan solo cinco victorias que le llevaron a ocupar la decimocuarta plaza. El equipo estaba en puesto de descenso, pero la Federación sancionó al equipo Recreación por algunas irregularidades y esa sanción permitió a los vagoneros ascender un puesto en la tabla y poder jugar la promoción.

Dicha promoción de permanencia para defender la categoría fue resuelta favorablemente ante el aspirante S.D. Ilintxa de Legazpia, al empatar 2-2 en la ida y vencer en casa por 3-1.

Buscamos los porqués de lo acontecido. El equipo era demasiado joven, inexperto, repleto de jugadores aún en edad juvenil sin experiencia para competir en una categoría que era verdaderamente dura. Pero la realidad era también que no tenía potencial económico para reforzarse.

Loinaz, inaugurado solo dos años antes en el verano del 58, ya no se llenaba. Solo la suerte hizo que pudiéramos mantener la categoría,  pero en verdad fue una mala temporada que invitaba a una profunda reflexión. La pregunta era, ¿Ya hemos tocado fondo? La respuesta en próximos capítulos.

La temporada en números: 30 partidos, 5 triunfos, 7 empates, 18 derrotas; 47 goles a favor, 79 en contra; 17 puntos, 14º clasificado en un grupo con 16 equipos.

De pie: Areso, Aitor, Barandiaran, Iraola, Muruamendiaraz, Santamaria Agachados: (niño desconocido) Herrera, Irizar, Letamendia, Morro Negro, Anabitarte

Temporada 1961-62 – Magnifica temporada

Presidente: Juan Jauregui
Entrenador: Victor Arguiñano

Antes de entrar en el análisis de la temporada, un apunte que quiero reseñar. El fútbol es sin duda en estos años en los que nos centramos, el primer deporte en la villa en el seguimiento por parte de los beasaindarras. Pero voy más allá, para los seguidores acudir a Loinaz los domingos a ver los partidos, es más un pasatiempo, es ocio, el mejor plan de un domingo sí. Pero no hay la pasión que el equipo necesita y se merece, es una afición fría y eso se nota durante los partidos.

Sobre el papel, la plantilla se notaba mejorada. Había una bonita mezcla de jugadores veteranos que aportan su experiencia en una categoría tan exigente como la Tercera División, y los jóvenes que aportan su indudable calidad. Entre ellos un portero magnífico como Areso elegido mejor jugador vagonero de la temporada, bien secundado por jugadores como Herrera y Gorriti. Solo podía salir una buena temporada.

Victor Arguiñano ayudante en la preparación de Pedro Irastorza la anterior temporada, se hizo cargo del equipo. La no tan difícil situación económica también ayudó. Todo combinó para que viviéramos una gran temporada, rubricada con un magnífico 5º puesto. La mejor clasificación jamás conseguida en la historia del club, empatados con el Real Unión en puntaje por la cuarta plaza, delante de históricos como Eibar, Logroñés y Vergara.

Y eso que el inicio fue dubitativo. Pero el gran triunfo 0-4 conseguido en Arana frente al eterno rival Villafranca, fue el empujón que necesitaba el equipo para dibujar tan magnífica temporada.

La temporada en números: 32 partidos, 16 triunfos, 5 empates, 11 derrotas; 57 goles a favor, 37 en contra; 37 puntos; 5º clasificado en un grupo con 17 equipos.

De pie: Herrarte, Herrera, Iraola, Barandiaran, Muruamendiaraz. Agachados: Aitor, Iturrioz, Anabitarte, Chinchurreta, Morronegro.

Temporada 1962-63 – Volviendo a las andadas

Presidente: Alfonso Blanco
Entrenador: Victor Arguiñano / Jose Martin Echeverria «Altamira»

Tras la buena temporada anterior, había optimismo, se notaba la ilusión, pero volvimos a vivir una temporada decepcionante.

Y eso que se empezó bien con un gran triunfo en la jornada inaugural en el campo del Vergara.

Pero conforme el campeonato avanzaba el equipo fue perdiendo fuerza y se fue desinflando. Lo cierto es que quedaron algunos partidos para el recuerdo de sus seguidores.

El triunfo ante él en aquel momento líder Logroñés, la recordada victoria en el campo del siempre fuerte Mirandés que transitaba por la parte alta de la clasificación y sin duda en un momento decisivo con el campeonato agonizando, el triunfo en el partido de máxima rivalidad frente al Villafranca.

Viendo el deambular del equipo por las últimas posiciones de la tabla, los rectores del Club decidieron a mitad de temporada el cambio del entrenador. Pero la situación no mejoró.

Justo, muy justo se libró el descenso directo, solo por un punto. Pero hubo de jugar la promoción, donde con brillantez el equipo se impuso 7-0 al Alavés. Se había salvado la temporada, pero…

En los mentideros futbolísticos del pueblo se acusaba de que la mala situación era el abandono que se había hecho de la cantera. Solo con el equipo juvenil era imposible cubrir las carencias y necesidades del primer equipo, a pesar del magnífico trabajo que estaba realizando el entrenador del equipo al que siempre habrá que agradecer su extraordinaria labor. Hablamos del recordado Avelino Cuñado.

La temporada en números: 32 partidos, 9 triunfos, 5 empates, 18 derrotas; 44 goles a favor, 84 en contra; 23 puntos, 14º clasificado en un grupo con 17 equipos.

De pie: Soret, Muruamendiaraz, Aldareguia, Iraola, I. Iturrioz, E. Iturrioz, De Andres. Agachados: Cacho, Artola, Chinchurreta, Garmendia, Herrera.

Temporada 1963-64 – Resurgir aprendiendo del pasado

Presidente: Alfonso Blanco
Entrenador: Aristeo Ruiz

Tras vivir de cerca el fantasma del descenso la temporada anterior, un curso absolutamente dramático, la situación mejoró mucho con la vuelta al banquillo vagonero de Aristeo Ruiz, absoluta leyenda e historia del equipo vagonero. A ello se le unió el esfuerzo por dotar a la plantilla de jugadores de mucha calidad.

En la retina de la afición, cuatro tardes para el recuerdo por el magnífico fútbol que el equipo ofreció a sus seguidores: los dos partidos frente al Sanse, especialmente brillante el partido de Atotxa aunque finalmente sólo se sumó un punto; el partidazo contra el Euskalduna en Andoain, y ocho días después el triunfo contundente en Loinaz frente al Real Unión.

La temporada fue muy buena, así como la clasificación final, una muy decorosa 7ª posición a final del curso.

Volvió el optimismo al pueblo. ¿Quién en aquel momento hubiera pensado o imaginado que el futuro más cercano el del siguiente curso hubiera sido tachado de cenizo? Sobre el papel no había motivos para el pesimismo, se hablaba de fichajes, de fortalecer aún más el plantel. Había vuelto la ilusión.

Pero de eso hablaremos en la próxima crónica.

La temporada en números: 30 partidos, 12 triunfos, 6 empates, 12 derrotas; 53 goles a favor, 56 en contra, 30 puntos; 7º clasificado en un grupo con 16 equipos.

De pie: Monforte, E. Iturrioz, Ibarlucea, Cacho, Herrera Agachados: Maiz, Tolosa, Alvarez, Erausquin, Bidegain, Anabitarte.

Temporada 1964-65 – Tras 9 años en tercera llegó el descenso

Presidente: Javier Arratibel
Entrenador: José Martín Echeverria «Altamira»

Con la vuelta de Altamira al banquillo, los resultados volvieron a ser muy decepcionantes y aunque el equipo mejoró en la segunda parte de la temporada fue insuficiente y el equipo terminó descendiendo de categoría.

En realidad no podemos decir que aquello fuera una sorpresa. Es más cierto confesar que se veía venir, a pesar de contar con un magnífico campo. Loinaz era la envidia de la provincia. Quizás la Tercera División era una categoría demasiado alta para el Beasain. Salvo momentos puntuales, el equipo había vivido más cerca del descenso que de la parte alta de la tabla a lo largo de las temporadas disputadas en dicha categoría.

Eran tiempos donde la compensación económica a los jugadores se convertía en algo habitual. Se hablaba incluso de «profesionalismo» y el Beasain no tenía medios para competir en aquel escenario. Y al menos a simple vista nadie tenía el remedio para solucionar aquella carencia, por lo que el descenso fue triste pero no inesperado.

La temporada en números: 30 partidos, 10 triunfos, 3 empates, 17 derrotas; 35 goles a favor, 64 en contra; 23 puntos, 15º clasificado en un grupo con 16 equipos.

De pie: Arruabarrena, E. Iturrioz, desconocido, Odriozola, Alcorta y Cacho. Agachados: desconocido, desconocido, Erausquin, Sarasola y F. Iturrioz

Temporada 1965-66 – El ascenso tendrá que esperar

Presidente: Javier Arratibel
Entrenador: Ramón Ruiz

Afrontamos una nueva etapa en Primera Regional, con el sueño de volver a Tercera División.

Seguía el mismo presidente pero había nuevo entrenador, Ramón Ruiz, con una plantilla que conservaba bastantes jugadores con experiencia en la categoría perdida la pasada temporada.

Esta presencia de jugadores con experiencia hizo que el equipo afrontara los partidos en la nueva categoría con una solidez que hizo que sumara puntos con bastante facilidad.

El equipo hizo una magnífica primera vuelta, siendo primeros a la conclusión de la misma, lo que le daba el billete para poder jugar la segunda vuelta y por tanto el ascenso de categoría. Esto hizo que hubiera mucho optimismo pues disponía de cinco puntos de ventaja respecto al segundo clasificado.

Pero en esta segunda vuelta, cuando el ascenso estaba en juego las lesiones en jugadores determinantes hicieron que el sueño del ascenso no se pudiera hacer realidad.

Aun teniendo en cuenta las circunstancias atenuantes, podemos decir, que no haber conseguido el ascenso se consideró un fracaso.

La temporada en números: 18 partidos, 12 triunfos, 4 empates, 2 derrotas; 46 goles a favor, 18 en contra; 28 puntos, 10 positivos; 1º clasificado en un grupo con 10 equipos.

De pie: Nicasio, Aldareguia, E. Iturrioz, Odriozola, Herrera y De Andres. Agachados: Gainza, Bilbao, Cacho, Iriarte y Tolosa.

Temporada 1966-67 – El ascenso un año mas tendría que esperar

Presidente: Juan Jauregui
Entrenador: Victor Arguiñano

La idea a la hora de iniciar la temporada seguía siendo la misma, recuperar la categoría de Tercera División.

Desde el mismo día que se consumó el descenso a Regional, en la aún cercana primavera de 1965, el deseo siempre era el mismo, volver al lugar donde siempre debió estar nuestro primer equipo. Pero los deseos, sabemos que solo son deseos y la realidad a veces es caprichosa y no concuerda.

Aunque el final de temporada fue decepcionante, cierto es también que algunas tardes quedaron para el recuerdo como aquel partido en el viejo y ya desaparecido Txantxilla de Hernani frente al Bianchi al que derrotó por un sonrojante 0-10.

Tras finalizar sextos la primera vuelta, en la fase de ascenso, cuando todo parecía encaminado para conseguir el objetivo dejándose los jugadores todo en el terreno de juego, en el partido clave en Loinaz frente al Elgoibar se falló y no se consiguió el billete para jugar la final donde estaba el premio del ascenso.

La gran alegría de la temporada llegó con el equipo juvenil. Tras proclamarse campeones de su grupo, la afición que estaba decepcionada con el primer equipo se volcó con los juveniles que tras una fantástica temporada consiguió el ascenso a Primera Juvenil. En aquel momento se consideró un éxito de enorme importancia, porque además de lo conseguido auguraba un futuro prometedor para el primer equipo.

Fue tan brillante la temporada que el seleccionador nacional Victor Martinez acudió a Loinaz a ver in situ a varios de los jugadores del equipo y Silvestre Salsamendi se trasladó a madrid para participar en entrenamientos con la preselección de España. Además aparecieron rumores relacionando a Azcona y Lozano relacionándolos con varios equipos de Primera División interesados en su fichaje. En el caso del primero incluso se desplazó a Gijón para realizar una prueba con el Sporting.

La terrible tristeza llegó al terminar la temporada. En un accidente de moto perdió la vida Miguel Angel Iriarte, quien tras su magnífica temporada con el Beasain en la temporada 1965-66 fichó por el San Sebastián, donde siguió jugando a un gran nivel, lo que hizo que la Real Sociedad se interesara por su fichaje. Estando esto tan cercano y siendo tan ilusionante, aconteció tan terrible y fatídico suceso.

La temporada en números: 20 partidos, 10 triunfos, 5 empates, 5 derrotas; 45 goles a favor, 23 en contra; 25 puntos, 5 positivos. 4º clasificado en un grupo con 11 equipos.

De pie: Aguinaga, Herrera, Aldareguia, Odriozola, E. Iturrioz, desconocido, Aramendi, Eliseo Diaz (guardamateriales) Agachados: Tolosa, Sagardia, desconocido, Enparantza, Iturrioz.

De pie: Mendia, Landa, Madariaga, Hernandez, Navarro, Salsamendi, Avelino Cuñado (entrenador) Agachados: Azcona, Perez, Lozano,Juan Luis (niño) Arrugaeta, Acedo e Iriarte

Temporada 1967-68 – Una temporada extraordinaria

Presidente: Juan Jauregui
Entrenador: Aristeo Ruiz

Es momento de analizar la que sin duda hasta aquel momento podemos considerar la mejor temporada de la historia de la S.D. Beasain.

La temporada en liga fue realmente muy buena, si bien es cierto que no se consiguió el ansiado ascenso a Tercera División. Era una espinita que seguía clavada en el corazón de los seguidores y también en el seno del Club que pensaban que su sitio era la Tercera División.

La vuelta de Aristeo al banquillo vagonero fue parte fundamental, así como la composición de una plantilla realmente fuerte. La cesión por parte del Sanse de varios jugadores igualmente resultó determinante.

El equipo firmó una magnífica temporada, finalizando en tercera posición.

Pero el motivo por el que esta temporada es tan recordada, fue por la extraordinaria participación en la Copa Aficionados,llegando a la final en Berazubi, frente al Ilintxa al que derrotaron por 3-1 con goles de Echarte, Chinchurreta y Lerchundi. La Copa en manos del capitán Cacho era el reconocimiento al extraordinario trabajo realizado por el equipo vagonero.

El recibimiento al equipo en su llegada al pueblo fue absolutamente inolvidable con todo el pueblo en las calles queriendo felicitar a los jugadores de aquel equipo que habían hecho historia en Berazubi. Sin duda una de las páginas más brillantes de la historia del Club.

El Ayuntamiento quiso sumarse al homenaje recibiendo a los campeones en la Casa Consistorial.

Este triunfo abrió las puertas al Campeonato estatal de Aficionados donde el Beasain jugó y perdió los dos partidos frente al Athletic de Bilbao.

Dos meses después los vagoneros ganaron el Trofeo Federación que se disputaba desde la temporada 1964-65. Ganaron la final al Aurrera Vitoria con un partido de vuelta emocionantisimo y triunfo vagonero por 3-2 con goles de Espinosa en propia puerta, Cacho y Echarte.

La temporada en la liga en números: 22 partidos, 11 triunfos, 6 empates, 5 derrotas; 45 goles a favor, 22 en contra; 28 puntos, 65 positivos; 3º clasificado en un grupo con 12 equipos.

Partido de Liga De pie: Lekuona, Nicasio, Odriozola, Madariaga, Lasa, Elduaien Agachados: Azkona, Cacho, Txintxurreta, Irigoien, Lertxundi.

Final de Berazubi Copa Aficionados. De pie: Aristeo (entrenador), Aginaga, Nicasio, Odriozola, Jauregui, Lasa, Elduayen, Lecuona, Ayestaran (delegado) Agachados: Faraón (utillero), Echarte, Salsamendi, Txintxurreta, Cacho (cap), Lertxundi.

Temporada 1968-69 – Descenso a Segunda Regional

Presidente: Juan Jauregui
Entrenador: Aristeo Ruiz

Veníamos de una temporada histórica, inolvidable. Aquella final de Berazubi y el grandísimo triunfo conseguido frente al Ilintxa. La Copa de Aficionados estaba en un lugar preferente en las vitrinas del Club; además esta pasada temporada también se ganó la Copa Federación, seguramente la mejor temporada de la historia.

Todo esto estaba muy reciente en la memoria de los aficionados que ansiaban poder disfrutar de otra gran temporada, pero las cosas cambiaron completamente desde el inicio. Es verdad que el gran Aristeo seguía en la dirección del equipo como entrenador, pero la plantilla se había debilitado muchísimo, era muy inferior en calidad. Las bajas eran demasiadas y además de los jugadores más importantes.

Los jugadores cedidos volvieron a su club de origen, el Sanse en este caso. Además de otras bajas, componer y completar la plantilla con la que afrontar la temporada fue un reto enorme.

Solo habían pasado unos pocos meses, pero qué lejos quedaban los éxitos de la temporada anterior. Fue un pasar del todo a la nada. El curso fue un disgusto permanente para los seguidores; las derrotas llegaban cada domingo y durante todo el año el Beasain no conseguiría salir de las posiciones de descenso. Al final decimoquinta posición, penúltimos y descenso de categoría.

Qué lejos quedaba el sueño de volver a tercera División, algo que solo un año antes parecía cercano, pero no, se había descendido y la prioridad era volver a Primera Regional. Sin embargo no iba a ser fácil, desde luego que no.

La temporada en números: 30 partidos, 5 triunfos, 7 empates, 18 derrotas; 36 goles a favor, 76 en contra; 17 puntos, 13 negativos. 15º clasificado en un grupo con 16 equipos.

De pie: Lecuona (portero), Garate, Jauregui, Nicasio, Herrera, Urbieta Agachados: Barandiarán, Salsamendi, Aramburu, Barral y Zudaire

Temporada 1969-70 – De la tristeza a la decepción

Presidente: Fermin Urrutia
Entrenador: Aristeo Ruiz

Aún tristes, muy tristes, por el descenso de la pasada temporada, si, el Beasain estaba en Segunda Regional, en estos momentos, qué lejos quedaba el sueño de volver a jugar en Tercera División, seguía Aristeo en el cargo de entrenador,  con la ayuda del exjugador vagonero Juan Antonio Lopez, en la dirigencia en cambio sí que hubo movimiento, Fermin Urrutia asumió la presidencia sustituyendo a Juan Jauregui.

En la idea de reforzar el equipo y aumentar su potencial, se consiguió que varios de los jugadores que la temporada anterior habían marchado al Sanse, regresaron a casa y la idea era solo una y muy clara, subir, no había más….

Aunque el equipo inició la competición con la etiqueta de favorito, el inicio fue dubitativo y en ese inicio los resultados no fueron los esperados, aun así más o menos el equipo siempre se aferró a las primeras posiciones de la tabla.

En descarga o justificación de esos resultados no tan buenos como esperábamos, hay que decir que varios titulares no pudieron participar en el equipo por diferentes circunstancias hasta bien avanzado el Campeonato.

Terminada la liga regular, el equipo ocupó la cuarta posición lo que le dio opción de jugar una segunda fase, partidos a los que podríamos llamar, encuentros de promoción y una vez finalizada esta fase, el equipo había ganado los suficientes partidos para conseguir el ascenso de categoría, pero no fue así, esta es la historia de aquella decepción.

La Federación Española de Fútbol, redujo el número de grupos de Tercera División, de tal manera que los equipos aragoneses y sorianos fueron incluidos en el grupo de guipuzcoanos, vizcaínos y navarros, lo que a modo de efecto dominó arrastró el descenso de varios equipos guipuzcoanos a Primera Regional …..

Es por todo esto que el Beasain a pesar de haber conseguido el ascenso en los terrenos de juego, seguiría jugando la próxima temporada en Segunda Regional, empezábamos la temporada tristes y terminamos decepcionados….

La temporada en números: 14 partidos, 4 triunfos, 8 empates, 2 derrotas, 19 goles a favor, 16 en contra, 16 puntos, 4º clasificado en un grupo con 8 equipos.

De pie: Manu Azcona, Jose Mari Martin “Nicasio”, Odriozola, Aldasoro, Landa, Urrutia, Posa (delegado). Agachados: Barandiaran, Emparanza, Larrañaga, Damian, Begiristain.

Temporada 1970-71 – Ascenso a Primera Regional

Presidente: Jesus Camacho
Entrenador: Ramon de Pedro

Veníamos de una temporada anterior en Segunda Regional en la que en los terrenos de juego se había conseguido el objetivo que no era otro que el ascenso a Primera Regional, pero una reestructuración de Federación Española de la Tercera División provocó un efecto dominó que resultó muy negativo para la SD Beasain que debido a ello quedó un año más en Segunda Regional.

Con nuevo presidente, Jesus Camacho, se decidió un cambio en la dirección técnica del primer equipo y se llamó al ex jugador Ramon De Pedro para ocupar el puesto de entrenador en sustitución del legendario Aristeo Ruiz.

La temporada fue muy buena, la Liga la ganó el Vergara, segundo fue el Lengokoak y tercero fue y con ello consiguió el premio del ascenso, la SD Beasain. Fueron 15 triunfos, 7 empates y 6 derrotas, con 66 goles a favor y 37 en contra para un total de 37 puntos, 9 positivos, si eran los tiempos de los positivos y negativos como indicador. En realidad los importantes eran los puntos totales, pero durante la temporada los positivos y negativos eran buenos indicadores. Con la llegada años después de los tres puntos por victoria, ya dejaron de existir, murieron y con ello nos invade la nostalgia de aquellos tiempos pasados.

Fueron momentos de gran alegría, si, se había conseguido el ansiado ascenso, si, la próxima temporada el equipo volvía a militar en Primera Regional, tras el descenso en el año 1965 de Tercera División, la Primera Regional se consideraba que era la categoría en la que debían estar los vagoneros para desde allí soñar con volver algún día a Tercera División.

De pie: Ramón de Pedro (entrenador), Majori, Garmendia, Iraola, Aldasoro, Herrera, Arguiñano y Azcona. Agachados: F. Iturrioz, Hernández, I. Iturrioz, Navarro y Beguiristain.

Temporada 1971-72 – De vuelta a Segunda Regional

Presidente: Jesus Camacho
Entrenador: Juan Cacho / Ramon de Pedro

Nos las prometíamos muy felices en la nueva categoría, pero la realidad es que fue un año muy duro, muy difícil y con final amargo.

Ya en la jornada inaugural una dolorosa derrota por 0-5 no auguraba nada bueno. Se había hecho cargo del equipo el exjugador vagonero Juan Cacho que la anterior temporada había entrenado con magníficos resultados, ascenso incluido al equipo juvenil, pero los malos resultados y el estar siempre en puestos de descenso llevó al cambio de entrenador, asumiendo el cargo el entrenador del ascenso, Ramón de Pedro.

La temporada estuvo repleta de muchas derrotas dolorosas, quizás una de las más duras sucedió en la inauguración del campo de Altamira donde el equipo perdió en el derby con el Villafranca por 4-0.

Al final de la temporada, tras los 30 partidos. 7 triunfos, 4 empates y 19 derrotas, 30 goles a favor y 69 en contra para un total de 18 puntos, 12 negativos y penúltimos en la tabla, decimoquintos de 16 equipos y el consiguiente descenso de categoría, volvemos a segunda regional.

Fotografía El campo de fútbol de Altamira (Ordizia) fue inaugurado el 20 de febrero de 1972 con el partido que enfrentó al  Villafranca y al Beasain y que ganaron los ordiziarras 4-0.

En la fotografía, el equipo del Beasain: De pie, Ramón de Pedro (entrenador), Gárate, Nicasio, Aramburu, Herrera, Azcárate y Mendía. Agachados: A. Azcona, Barandiarán, Ayestarán, Navarro y Beguiristáin.

Temporada 1972-73 – Buscando Volver a Primera Regional

Presidente: Miguel Angel Leon
Entrenador: Victor Arguiñano

La temporada 1972-73 es sin duda una temporada repleta de cambios, tuvimos cambio de presidente, tuvimos cambio de entrenador, ….

El equipo completó una muy buena temporada, mostrándose muy cómodo en la categoría, ganando muchos partidos, metiendo muchos goles, hasta 61, ….. quizás en aquel momento era la categoría en la que el equipo mejor podía competir, pero claro, tras el descenso la campaña anterior cualquier objetivo que no fuera el ascenso, el volver a Primera Regional no se entendería, no se podía aceptar que el sitio en este momento es la Segunda Regional. No, queríamos volver, queríamos ascender ….

Tercero en la clasificación final, con 20 victorias, 6 empates y 8 derrotas, para un total de 46 puntos, con 12 positivos, eran grandes números, pero insuficientes para conseguir el ascenso ….

Si, porque el ascenso como decía anteriormente, seguía siendo lógicamente el gran objetivo, el club quería que su primer equipo estuviera en Primera Regional, qué decir del sueño de volver algún día a la Tercera División, pero habría que seguir esperando, por ahora el sitio del equipo vagonero estaba en la Segunda Regional.

Pero aunque entonces no lo sabíamos, el regreso a Primera Regional estaba más cerca de lo que nos parecía….

Foto De pie: Azcona, Lamarca, Pérez, Aldasoro, Galarza y Urrutia Agachados: Gutiérrez, Arguiñano, Ayestarán, Azcárate y García

Temporada 1973-74 – Ascenso a Primera Regional

Presidente: Miguel Angel Leon
Entrenador: Agustin Cacho / Jose Lecuon

Era la temporada del regreso, sí el regreso a Primera Regional, ese era el objetivo pero las cosas no comenzaron bien, los resultados en este caso. La temporada comenzó con Agustin Cacho, exjugador, muchos años capitán y referencia del Beasain, además de entrenador del equipo juvenil, al mando del primer equipo. Pero se dice que los resultados mandan, que en fútbol, los resultados lo son todo y en este caso, los malos resultados marcaron un cambio de rumbo, haciéndose cargo del equipo Jose Lecuona a mitad de temporada.

Aunque desde el prisma de nuestros días parezca una situación difícil de creer o entender, el décimo puesto (de 18 equipos participantes) que marcaba la clasificación al final de la primera fase (13 triunfos, 10 empates, 11 derrotas para un total de 36 puntos), nos abría la puerta a la posibilidad de jugar por el ascenso a Primera Regional. Y se consiguió, lo que unos meses antes parecía imposible. Era una realidad, si, el equipo había conseguido el ascenso y nuestro primer equipo era equipo de Primera Regional !

Y no solo eso, es que además este adiós, no fue un hasta luego sino que fue un adiós definitivo a la Segunda Regional, porque nunca más el primer equipo del Beasain volvería a jugar en esa categoría. Se suele decir que bien está lo que bien acaba y esta temporada de inicio difícil con cambio de entrenador a mitad de curso, terminó bien, con un ascenso inesperado dado el discurrir de la temporada pero podemos decir que necesario y merecido.

De pie, de izquierda a derecha. Mendia (portero), Balerdi, Bereciartua, Nicasio, Galarza y Larraza. Agachados, de izquierda a derecha: Aldasoro, Guti, Goya, Navarro y Monreal.

Temporada 1974-75 – Consolidados en Primera Regional, ¿Se puede soñar con algo mas ?

Presidente: Miguel Angel Leon
Entrenador: Jose Lecuona

La temporada comenzó con dudas, aún estaba fresco en el recuerdo lo que había ocurrido unos pocos años atrás, tras la euforia del ascenso en la temporada 1970-71, el amargo sabor del descenso en la temporada siguiente. Y eso que antes del arranque, en el verano del 71 parecía una buena plantilla. Cuando las cosas se pusieron feas, volvió el entrenador del ascenso. Pero como decía, rezumaba el amargo sabor del descenso y volver a Segunda Regional.

Es por esto que de salida en el verano del 74, las ambiciones no pasaban de mantener categoría, era una propuesta humilde. Seguía al frente del equipo el entrenador José Lecuona, el mismo que nos había llevado al ascenso, pero tras un inicio de temporada decepcionante, con resultados bastante malos, el equipo encadenó una racha de partidos y resultados espectacular y llegó a estar 20 partidos en cadena sin conocer la derrota, llegando a lo más alto de la tabla…

Esta temporada 1974-75 había vuelto a la competición una nueva categoría, la Regional Preferente, es por esto, que ante la magnífica trayectoria del equipo, soñar con el ascenso a Preferente no era ninguna quimera, viendo jugar al equipo y analizando los resultados que estaba consiguiendo era lógico pensar que se podía conseguir, insisto, su juego y los resultados respaldaban esta ambición.

La temporada en números: Segunda posición, solo superados por el campeón Aloña Mendi de Oñati, con 23 triunfos, dos empates y cinco derrotas, con 71 goles a favor y 21 goles en contra para un total de 48 puntos a solo 4 puntos de los campeones.

Pero los magníficos resultados, el gran puntaje, no fueron suficientes y no lo fueron porque sólo ascendía el campeón y el subcampeón tenía que pelear en la promoción. El campeón como ya quedó reseñado fue el Aloña Mendi y en la promoción, el Urola de Zumárraga fue mejor y con un global de 7-5 nos dejó fuera, el ascenso tendría que esperar.

De pie, de izquierda a derecha Rodriguez (portero), Iruretagoyena, Colias, Iraola, Landa y Navarro. Agachados, de izquierda a derecha Monreal, Nicasio, con su hijo Jose Maria Martin, Larraza, Echezarrta y Alonso.

Temporada 1975-76 – Buscando el ascenso

Presidente: Miguel Angel Leon
Entrenador: Angel Maria Arguiñano / Santi Enparantza

Tras la magnífica temporada anterior, donde el equipo quedó tan cerca del ascenso, tan cerca, que fue en la promoción donde se frustró el sueño. Esa seguía siendo la palabra mágica, ascender a la categoría Preferente y en los mentideros futbolísticos se le consideraba al Beasain favorito. En estas arrancó la temporada.

Y el equipo demostró sobradamente que era un objetivo realista y alcanzable, pues es difícil de imaginar una temporada con más circunstancias adversas, plaga de lesiones, jugadores clave que deben incorporarse al servicio militar y por tanto abandonar la disciplina del equipo y el cambio de entrenador en la recta final de la temporada por enfermedad, tan diezmada quedó la plantilla que tuvo que recurrir a jugadores del equipo juvenil, no solo para completar las convocatorias, sino para incluirles en el once inicial

A pesar de todos los pesares, toda la temporada el equipo estuvo en la parte alta de la clasificación y peleó por el campeonato hasta las dos últimas jornadas, pero finalmente el primero y campeón fue el Vitoria y hubo que volver a jugar la fase de ascenso, donde al igual que la temporada anterior nos quedamos a un paso. Ese último paso, el ascenso se nos volvió a escapar entre las manos. Nuevamente final amargo.

La temporada en números. 32 partidos jugados, 21 victorias, 3 empates, 8 derrotas, para un total de 45 puntos, 77 goles a favor, 31 en contra. Segunda posición, a 5 puntos del campeón Vitoria.

A pesar de la tristeza de haber estado tan cerca y no haberlo conseguido, hablamos del ascenso claro, la temporada fue magnífica, estábamos en el buen camino o eso parecía.

Temporada 1976-77 – Demasiados problemas fuera del campo

Presidente: Miguel Angel Leon
Entrenador: Xanti Emparantza

El análisis de esta temporada se centra más fuera del campo que lo que sucedió en el campo y comienza en la Asamblea del Club celebrada en el verano del 76, a la conclusión de la temporada 75-76.

En dicha reunión, los directivos presentaron un panorama económico muy preocupante, casi desolador, en la situación en la que se encontraba el Club no veían la manera de cuadrar las cuentas.

Es por ello que se acordó ir a hablar con el Ayuntamiento y ver la manera de explicarles la situación y ver de qué manera podrían aumentar la subvención anual para revertir esta situación angustiosa…..

Y así se hizo, pero la propuesta recibió la negativa por parte del Consistorio Municipal, negativa absoluta, la Subvención no se iba a ver incrementada.

El club no veía la manera de cuadrar el presupuesto, pero se planteó algunas posibilidades a decir verdad bastante a la desesperada, lo primero fue tocar la puerta de la Asociación de Comerciantes Bareak, la Asociación viendo la situación del club se hizo cargo del costo al 100% del material deportivo, además de hacer colectas en los comercios, también se marcó el objetivo de ampliar el número de socios, se subió el precio de las entradas en Loinaz, rifas, viajar en coches particulares a los desplazamientos, anuncios publicitarios en el campo …. Fueron muchos intentos, pero la situación seguía siendo insostenible, no había manera de cuadrar el presupuesto. Se generaban deudas, estábamos en números rojos…

Esta digamos situación complicada en el área económica e institucional, sin duda se trasladó al campo y afecto y mucho en el ámbito deportivo, fue una temporada triste para el primer equipo, siempre en la zona media, demasiado alejados de los puestos cabeceros, que nos hubieran hecho soñar con el ascenso, fue una temporada de ni fu ni fa, muy lejos de la anterior, nos quedamos en zona de nadie, la temporada se hizo larga y si, quizás decepcionante, se esperaba más, viniendo de una muy buena temporada como había sido la 75-76, pero esta no lo fue.

La temporada en números. 7ª posición, en una liga de 18 equipos, con 15 triunfos, 9 empates y 10 derrotas, 60 goles a favor y 47 en contra, para un total de 35 puntos, con 5 positivos, muy lejos de los 50 puntos, 16 positivos del campeón Hernani.

El futuro no era demasiado halagüeño, veremos en el siguiente capítulo como transcurrió y que paso en la siguiente temporada.

De pie, de izquierda a derecha: Pajares (portero), Perez, Insausti, Huarte, Olano. Agachados de izquierda a derecha: Barandiaran, Merino, Arana, Manolo Martin, Naldaiz y Salsamendi

Temporada 1977-78 – Demasiadas dificultades dentro y fuera del campo

Presidente: Juan Bautista Jauregui
Entrenador: Ángel María Arguiñano

El Club seguía inmerso en una dinámica complicada. La situación económica seguía siendo muy difícil, casi imposible, pero se añadía un nuevo componente que llevaba tiempo amenazando pero que en este momento se hacía demasiado evidente como para no tenerlo en cuenta; la ausencia de voluntarios dispuestos a trabajar por el club, las entradas cada vez más pobres en Loinaz. Este era a grandes rasgos el escenario que se nos mostraba, era la realidad con la que había que convivir.

A pesar de esta coyuntura tan desfavorable, un año antes el club había puesto en marcha un nuevo equipo en los terrenos de juego. Tras el equipo senior y el juvenil, también estaba en marcha y compitiendo el equipo prejuvenil. Era un esfuerzo enorme, pero merecía la pena intentarlo y la apuesta se mostró acertada pues tras una primera temporada discreta en cuanto a resultados, en este segundo curso, la temporada fue excelente y se consiguió un magnífico segundo puesto en el campeonato de Gipuzkoa. Pero tras alegrarnos por estos logros, volvamos con el primer equipo.

Visto el panorama fuera del terreno de juego, no había demasiados motivos para ser optimistas tras la mala temporada anterior. Sin embargo el sueño del ascenso seguía siendo el objetivo del club, donde por cierto tenemos nuevo presidente, y si miramos al terreno de juego constatar que teníamos la vuelta del entrenador Angel Arguiñano al banquillo. Pero tras los siempre optimistas veranos, llegó el momento de la realidad, de competir, del otoño, del largo invierno y en primavera constatar que la situación no mejoró respecto al pasado ejercicio. El Beasain volvió a tener una temporada demasiado discreta, diríamos gris, sin grandes resultados, siempre lejos de las posiciones cabeceras. A pesar de que antes de iniciar el curso la plantilla parecía consistente, a lo largo del mismo no lo fue, quizás porque un año más las lesiones fueron un lastre demasiado grande y fue otra temporada decepcionante. El ascenso seguía quedando demasiado lejos y esa era una realidad demasiado triste.

La temporada en números: 34 partidos; 15 triunfos, 8 empates, 11 derrotas; 45 goles a favor, 41 en contra, 38 puntos (4 positivos). Repetimos posición, la séptima, a 17 puntos del campeón Zarautz.

De pie; Larrañaga, Olano, Lasa, Aldanondo, Iruretagoiena eta Mondragon. Agachados; Alvarez, Martín, Naldaiz, Patxi Zubeldia eta Silvestre Salsamendi

Temporada 1978-79 – Otro año mas lejos del ascenso

Presidente: Jesús Cuadrado
Entrenador: Ángel María Arguiñano

La situación en «oficinas» seguía siendo complicada, estrenamos nuevo presidente, pero la situación económica seguía siendo crítica. Aún así, quizás lo que más preocupaba, era la sensación de que los aficionados habían dado la espalda al equipo, y de ese modo se reflejo en la asamblea del verano del 78, con poquísima presencia de socios, que por cierto apenas llegaban a 250. Una cifra muy baja y muy lejos del número de unos años atrás. Pero es que además los aficionados tampoco acudían al campo, al punto de ser considerada esta temporada como la peor de la historia en cuanto a presencia de los seguidores en Loinaz.

Para encontrar un motivo de alegría teníamos que irnos al equipo juvenil, que tras 5 años en la segunda categoría, confirmaron un magnífica temporada con el ascenso a la primera categoría. El equipo dirigido por Xanti Emparanza era motivo de alegría y esperanza. Esto nos hacía ser optimistas, ya que en el juvenil se veía una buena hornada de jóvenes que de seguro llevarían su fútbol al primer equipo más pronto que tarde.

Respecto al primer equipo, otra temporada en medio de la nada, lejos de la cabeza. Con Loinaz casi vacío, otra vez muchas lesiones que diezmaron completamente al equipo y condicionaron la temporada. Parecíamos abonados a la séptima posición, siempre demasiado lejos de los puestos cabeceros donde se estaban jugando el ascenso. Ya eran tres temporadas en mitad de tabla, tres temporadas séptimos, viendo el ascenso demasiado lejos. La afición se mostraba desanimada y si solo miramos los resultados, motivos tenían para ello.

La temporada en números: 20 equipos, 38 partidos; 17 triunfos, 8 empates, 13 derrotas; 68 goles a favor, 51 en contra, para un total de 42 puntos. Por tercera temporada consecutiva 7ª posición, esta vez a 20 puntos del campeón Palmira.

De pie: Ángel María Arguiñano (entrenador), Olano, Bereciartúa, Aldanondo, Presa, Arguiñano, Silvestre, Salsamendi y Marquínez (delegado) Agachados: Larrañaga, Alonso, K. Lasa, Barandiarán y Zubeldía

De pie: Agustín, Goñi, Urretabizkaia, Oiarbide, Etxeberria, Turrientes, Hernandorena Agachados: Juanito, Royuela, Ongay, Cortes

Temporada 1979-80 – Y por fin llegó el ansiado ascenso…

Presidente: Jesús Cuadrado
Entrenador: Jose Maria Martin Nicasio

En el verano del 79 se tomó una decisión que a la postre resultó ser muy importante. Jose Mari Martin «Nicasio» que tan magnífica labor estaba desarrollando en la formación de jóvenes talentos desde el equipo prejuvenil, cogió las riendas del primer equipo, con una plantilla no demasiado diferente a la de años anteriores. Sin embargo tras un inicio dubitativo, el equipo fue haciéndose cada vez más competitivo según avanzaba la competición.

El grupo creció hasta conformar un magnífico equipo, potente, equilibrado y sólido. Una escuadra que realizó una estupenda temporada, especialmente la segunda vuelta que fue extraordinaria. En esa segunda vuelta el equipo fue líder en solitario durante 12 jornadas, llegando al último partido en un Loinaz abarrotado con la opción de proclamarse campeones. Que diferencia con la temporada anterior, donde el campo de Loinaz se veía completamente vacío, desangelado, sin el calor de los seguidores.

El visitante en aquella importante fecha era el Donibane, el partido resultó vibrante con triunfo vagonero por 5-3 como preludio de la fiesta para celebrar el título. El Beasain era el campeón de la Primera Regional Guipuzcoana y conseguía el ascenso a la categoría Preferente. El objetivo se había cumplido, eran días de felicidad en el club y en el pueblo, parecía que volvían los buenos tiempos.

En la Primavera de 1.980 el Beasain cumplía 75 años, y que mejor manera de celebrarlo que con el ansiado ascenso. De aquel aniversario también nos queda en el recuerdo el partido de veteranos en Loinaz entre la Real Sociedad y el Beasain con arbitraje a cargo del árbitro beasaindarra el popular Eduardo Garmendia «Kartuli».

Para terminar, la temporada en números: 30 partidos, 18 triunfos, 8 empates, 4 derrotas; 76 goles a favor, 29 en contra, 44 puntos, campeones y ascenso.

De pie de izquierda a derecha: Nicasio (entrenador), Mondragón (portero), Minguez, Echeverría, Salsamendi, Insausti, Zamorano
Agachados, de izquierda a derecha: Barandiaran, Martin, Alonso, Zubeldia y Ramon

Temporada 1980-81 – La historia se repite. De la alegría a la tristeza

Presidente: Jesús Cuadrado
Entrenador: José María Martin Nicasio

Tras el ascenso conseguido hubo mucha euforia entre los seguidores. Era un objetivo que se resistía y al fin se había conseguido. Venían buenos tiempos o eso pensábamos, y es que estábamos en Preferente por fin, era para estar contentos y muy ilusionados.

En el verano de 1980 las previsiones eran optimistas. Seguía el entrenador que había liderado el equipo al ascenso y la plantilla mantenía los jugadores importantes e incluso se había reforzado. Se pensaba en estar cómodamente en mitad de tabla y quizás más arriba ¿Por qué no?

Después la temporada nos devolvió a la cruda realidad; lesiones en jugadores importantes debido a un nivel de competición quizás más alto del esperado. Costaba mucho ganar, los malos resultados eran habituales domingo tras domingo. El estar en puestos de descenso… todo resultó un cocktail devastador que nos llevó al descenso. Solo un año después la alegría se tornó en tristeza, lo cual fue duro de aceptar.

Esta situación vivida, nos trajo recuerdos a lo ocurrido algunos años atrás. En la temporada 1970-1971 concretamente, el equipo consiguió el ascenso de manera brillante a Primera Regional pero la experiencia en aquella categoría sólo duró un año y volvimos tristes y abatidos, sin entender el porqué a Segunda Regional. Mismo entrenador, una plantilla competitiva y descenso. La historia se repitió una década después.

La temporada en números: 38 partidos, 8 triunfos, 12 empates, 18 derrotas, 30 goles marcados por 40 encajados; 28 puntos y 10 negativos, para una clasificación en la posición 19ª de 20 equipos.

De pie, de izquierda a derecha: Ramon, Ongay, Cortes, Hernandorena, Echeverría, Huarte (portero)
agachados, de izquierda a derecha: Martin, Muruamendaraz, Navarro, Alonso y Lizarraga

Temporada 1981-82 – De vuelta a la mediocridad

Presidente: Miguel Goitía
Entrenador: Silvestre Salsamendi

Llegábamos al verano con nuevo presidente, Miguel Goitia. El nuevo entrenador, sería el excelente centrocampista Silvestre Salsamendi, que al finalizar la última temporada colgó las botas, para sin solución de continuidad, pasar al banquillo y asumir la responsabilidad de dirigir la nave vagonera. Con la ilusión de hacer una buena temporada y conseguir el ascenso, solo había un objetivo, volver a Preferente.

La plantilla parecía un grupo compensado, donde los jóvenes habían ganado importancia, experiencia, a la par que seguía habiendo veteranos de calidad que aportarían al equipo el poso necesario para completar una buena temporada. Reinaba el optimismo, todos pensábamos que había un buen equipo para pelear en las posiciones cabeceras, en una liga que iba a ser muy corta. El grupo era de solo 10 equipos y pensábamos en ganar muchos partidos y …

Esa ilusión del verano, esa idea de que se podía hacer una buena temporada y volver a la categoría perdida, se disipó en cuanto empezó la temporada, que fue muy decepcionante. Realmente poco positivo se puede sacar, apenas casi nada, lo decíamos antes. Quizás que se había rejuvenecido la plantilla, pero ni el juego ni los resultados fueron satisfactorios.

La temporada en números: 18 partidos, 4 triunfos, 10 empates, 4 derrotas; 22 goles a favor, 22 en contra, 18 puntos; 6º clasificado de 10 equipos.

De pie: Agustin, Cortés, Ongay, Hernandorena, Turrrientes, Gonzalez Aparicio. Agachados: Zubeldia, Royuela, Botero, Martín, Monreal

Temporada 1982-83 – Atrapados en la decepción

Presidente: Miguel Goitia
Entrenador: Silvestre Salsamendi

Con el recuerdo de lo sucedido en la última temporada, un curso difícil de calificar, quizás sea excesivo decir que fue malo, pero sí que fue decepcionante, se diría que estamos viviendo una vuelta al pasado y empiezan a aparecer otras situaciones fuera del terreno de juego que igualmente nos son tristemente conocidas y recordamos perfectamente y aquí está contado.

La primera nota que debemos tener en cuenta es el desapego de los seguidores, de los socios, del corazón del club, como muestra un botón, a la Asamblea de Socios de fin de temporada, nos situamos a finales de Junio de 1982, solo acudieron 9 socios, por si esto no nos parece suficientemente triste, la situación económica seguía siendo preocupante, casi dramática y un tercer aspecto muy importante, en el año 1979 en el proceso de construcción de las piscinas municipales, se quitó el campo anexo, desapareció, pues en ese espacio iban las nuevas piscinas municipales y esa falta de segundo campo, era muy importante para la estructura del club que sin ninguna duda necesitaba una segunda instalación y lamentablemente no la tenía ….

Con este panorama, las cosas dentro del terreno de juego tampoco fueron bien, seguramente todo lo que pasaba fuera influyó, difícil determinar en qué medida, pero seguro que tuvo su importancia, fue otra mala temporada, instalados en mitad de la tabla, en mitad de la nada, demasiado lejos de los puestos cabeceros y sin aspiraciones reales, el sueño del ascenso dos años después empezaba a desvanecerse, en verano se había intentado reforzar el equipo, pero la temporada nos demostró que no se había conseguido, aquella temporada fue un equipo con poco fútbol y sin resultados ….

La temporada en números: 30 partidos, 12 triunfos, 8 empates, 10 derrotas, 39 goles a favor, 39 goles en contra, 32 puntos, 2 positivos, 9º clasificado de un grupo de 16 equipos.

Foto
De pie: Alonso, Romero, Ayestaran, Bartolomé, Mintegui, Ongay, Jauregui, Nekola y Silvestre Salsamendi (entrenador). Agachados: Pikin, Xavi Ibañez, Cano, Arraiza, Bosque, Arrieta, Lasa y Lanchurro.

Temporada 1983-84 – Brotes verdes

Presidente: Jesus Cuadrado
Entrenador: Jose Maria Martín “ Nicasio “

Fuera del terreno de juego, fue un verano complicado, repleto de reuniones, asambleas, …., revisemos, empezamos con la Asamblea Ordinaria, luego dos Asambleas Extraordinarias, entre tanto varias reuniones con el Ayuntamiento …. Para por fin recuperar un poco de normalidad y tener nuevo presidente. Se acumulaban las peticiones, nuevo campo anexo, nuevos vestuarios, pues la obra del nuevo Polideportivo Antzizar, se llevo por delante los existentes, un local para guardar el material, el cierre del campo de Loinaz, …. Tras las promesas del Ayuntamiento, como decía volvió, aunque solo de manera transitoria, la normalidad.

En el área deportiva, es donde llegaron las buenas noticias, los brotes verdes, empezando con la vuelta al banquillo del primer equipo de Nicasio, su llegada trajo un cambio importante, cambio para bien, trajo recuerdos de tiempos mejores, trajo ilusión, su sola llegada fue un punto de inflexión importante, algunos retoques en la plantilla, buscando ser mas competitivos, …… se juntaron los factores y el resultado fue una buena temporada y sobre todo se pusieron las bases para dar el salto a la superior categoría mas pronto que tarde, fue una temporada para recobrar la ilusión en el equipo, el futuro prometía, los malos tiempos parecían quedar atrás…

En estos primeros años de los 80, proliferaron por doquier los partidos de veteranos que tuvieron una gran aceptación, por eso la crónica de esta temporada la acompañamos de una foto de nuestro equipo de veteranos …

La temporada en números: 30 partidos, 15 triunfos, 7 empates, 8 derrotas, 48 goles a favor, 30 goles en contra, 37 puntos, 7 positivos, 5º clasificado de un grupo de 16 equipos.

De pie, de izquierda a derecha. Mendia (portero),Nicasio, Bastida, Lozano, Urrutia, Herrera. Agachados, de izquierda a derecha. Azcona, Aldareguia, Cacho, Lamata, Enparantza

Temporada 1984-85 – Una de las Mejores Campañas de la Historia

Presidente: Miguel Goitia
Entrenador: Jose Maria Martín “ Nicasio “

Tras la ilusionante temporada anterior aún viva, en nuestra reciente memoria, manteniendo la base de la plantilla y con buenos refuerzos, no había ningún indicador que nos hiciera ser ninguna otra cosa que muy, pero que muy optimistas y por una vez se confirmaron los mejores presagios. El equipo se mostró imparable desde la jornada uno, su dominio fue absoluto.

Las jornadas pasaban y los triunfos se repetían, ocasionales empates y  ninguna derrota en el casillero, los números fueron apabullantes, Loinaz se llenaba y los seguidores acompañaron en masa al equipo por todos los campos de la provincia, la realidad era que en todos los campos siempre había mayoría abrumadora de la hinchada vagonera, los seguidores querían estar con el equipo también en los desplazamientos.

No había ninguna duda al respecto de quien era el mejor equipo de la categoría, la única premisa que quedaba por resolver era el cuando podríamos cantar el alirón. Y ese momento llegó a tres jornadas de la conclusión, el equipo se proclamó campeón, y ese título llevaba unido otro premio, también importantísimo, el del ascenso a la categoría Preferente.

Inolvidable, sin duda, el último partido en Loinaz, partido, que como no podía ser de otra manera, también se cerró con triunfo, inapelable, el 3-0 frente al Soraluze, la entrega de la Copa por parte del presidente de la Guipuzcoana, Joseba “ Pela “ Arzak, la vuelta de honor en un Loinaz abarrotado que vibró con su equipo ….

Pero la temporada no había terminado, quedaba el premio de jugar contra el campeón del otro grupo, el San Ignacio vitoriano, tras el empate allí, en tierras vitorianas, 1-1, en el partido de vuelta, en el municipal de Loinaz los vagoneros se impusieron por un claro y rotundo 3-0 y se proclamaron campeones de la categoría de Primera Regional.

Sin ninguna duda una de las mejores campañas en la historia del Club y una temporada para el recuerdo, de verdad para los que la vivimos imposible de olvidar, para los que no la vivieron seguro que alguna vez oyeron hablar de aquella temporada 1984 – 85.

La temporada en números: 30 partidos, 23 triunfos, 7 empates, 0 derrotas, 82 goles a favor, 14 goles en contra, 52 puntos, 23 positivos, 1er clasificado de un grupo de 16 equipos.

Pie de foto. De pie, de izquierda a derecha. Jose Ramon Munduate, Joseba Arzak (presidente Federación guipuzcoana de Fútbol), Miguel Goitia (Presidente SD Beasain), Galvan, Agustin (portero), Oyarzabal, Nicasio (entrenador), Fernando, Echeverria, Pikin, Bolinaga, Jon (delegado). Agachados, de izquierda a derecha. Eizmendi, Arraiza, Cortes, Nekola, Galarreta, Arruabarrena, Ropero y J.M. TurrientesPD.

Temporada 1985-86 – Verano Dificil

Presidente: Miguel Goitia
Entrenador: Juan Carlos Abasolo

Estamos en el verano de 1985. Ponemos la historia en contexto. Tras la histórica temporada recién terminada, vivíamos momentos de euforia. Habíamos asistido, si, habíamos vivido una campaña inolvidable que llevó al equipo imbatido hasta la meta del ascenso. Pero eso era ya pasado, ahora nos toca contar la historia de un verano complicado y confirmar, como reza el dicho popular, que la alegría en casa del pobre no dura demasiado.

Y es que este verano del 85, fue un verano donde las cosas se complicaron y de qué manera. Empezaron a surgir los problemas, las diferencias entre la directiva y el entrenador, los rumores al respecto de cómo reforzar la plantilla, como enfocar la construcción del equipo mirando a la temporada que ya estaba cercana. Faltaba muy poco para que el equipo volviera a los entrenamientos y nadie podía imaginar cómo iba a terminar la historia; ni más ni menos que con la dimisión del entrenador del ascenso y en un momento tan delicado, justo antes de comenzar la temporada.

Vaya terremoto. No solo por lo inesperado, sino porque realmente fue una situación muy difícil, muy complicada y de consecuencias imposibles de prever.

Bien, ya tenemos el contexto, sigamos adelante. Estamos, como bien decíamos, ante una situación difícil, inesperada y muy complicada. La directiva se puso manos a la obra, el tiempo era escaso y corría en contra. Había que encontrar un nuevo entrenador que liderara la nave vagonera.

El elegido fue Juan Carlos Abasolo, el que fuera jugador como defensa en las filas de la Real Sociedad algunos años atrás. El Club se puso en contacto con él y el entrenador  terminó aceptando la oferta y se hizo cargo del equipo.

No fue una temporada brillante, pero sí suficiente. Parte media-alta de la tabla, en una categoría nueva y exigente. Diríamos que aprobado-alto, quizás viniendo de la temporada anterior se podía haber esperado un poquito más, pero contentos. El equipo se afianzaba en la nueva categoría.

No es que fuera una temporada de nota alta, pero con los problemas vividos durante el verano, al finalizar la temporada había una cierta sensación de al menos exámen aprobado.

La temporada en números: 38 partidos; 17 triunfos, 9 empates, 12 derrotas. 59 goles a favor, 49 goles en contra. 43 puntos, 5 positivos. 6º clasificado de un grupo de 20 equipos.

Pie de foto. de pie, De izquierda a derecha. Simpler, Nekola, Agustin (portero), Cortes, Bartlome, Roberto Turrientes. Agachados, de izquierda a derecha. Galarreta, Cortaberria, Goya, Arruabarrena, Arrieta.

Temporada 1986-87 – Temporada complicada

Presidente: Miguel Goitia
Entrenador: Juan Carlos Abasolo / Gregorio Cano

Afrontamos el relato de una temporada en la que había puestas muchas esperanzas. Sin embargo el discurrir de la competición nos llevó por otro camino y poco bueno tenemos para contar.

Fue sin duda un curso complicado, marcado por la plaga de lesiones que condicionan y mucho el inicio de la temporada. Seguramente también el juego del equipo mereció más premio en forma de puntos, pero no fue así y la clasificación apretó desde el inicio. Nos quedamos anclados en las últimas posiciones de la tabla clasificatoria.

Es en este contexto de noviembre, el entrenador Abasolo ante la mala racha de resultados y la situación pésima clasificatoria, presentó la dimisión. La Junta Directiva encargó la responsabilidad de llevar al equipo hasta final de temporada a Gregorio Cano que en aquel momento era el encargado de la dirección del equipo juvenil.

El cambio trajo signos de mejora y los resultados fueron reflejo de esa mejoría, pero cuando mejor estaba el equipo y había más optimismo sobre completar un buen final de temporada, otra racha terrible de lesiones hizo que ese final de temporada fuese muchísimo más difícil de lo imaginado.

En el momento de terminar la temporada la clasificación reflejaba una 13ª posición que no era buena. Desde luego no era lo que se presuponía en el arranque de la competición, pero tampoco fue tan mala. No hubo riesgo real de descenso. Lo que sí podemos afirmar es que fue una temporada muy difícil, con un balance que nos dejó un regusto amargo y dudas razonables, sobre la temporada que a la vuelta del verano estaba por nacer.

La temporada en números: 38 partidos, 10 triunfos, 11 empates, 17 derrotas; 37 goles a favor, 59 goles en contra; 31 puntos, 5 negativos. 13º clasificado de un grupo de 20 equipos.

De pie: Gregorio Cano (entrenador), Insausti, Monreal, Salsamendi, Aramburu, Bolinaga, Galván, Turrientes, Goya, Cortés y Miguel Goitia (presidente) Sentados: Pérez, Raúl, Alcalde, Urteaga, Pikin, Galarreta, Simpler, Lasa

Temporada 1987-88 – Otra Temporada de Cambios

Presidente: Luis Alonso
Entrenador: Jose Maria Martin «Nicasio» / Jose Luis Perez Monreal

En el momento de comenzar este relato, de traer a estas líneas los recuerdos que nos asaltan de aquella temporada, hay que comenzar por poner la situación en contexto con algunos datos importantes que marcaron el devenir de la temporada.

De una parte teníamos nueva junta directiva con Luis Alonso en la presidencia, y a modo de declaración de intenciones, de muestra de que se quería trabajar y dar un nuevo estímulo a la cantera en un claro deseo de fortalecer las categorías inferiores, de que la apuesta era decidida y de verdad, en ese camino, se ponía en marcha un equipo de alevines.

Pero llegados a este punto había un problema que seguía impidiendo el crecimiento de la cantera del club y era la falta de un campo anexo, para que los más jóvenes pudieran trabajar mejor y no andar como nómadas jugando en Idiazabal, Olaberria o Segura y entrenando en los patios de los colegios,

¿Cómo habíamos llegado a esta situación de precariedad? Hay que remontarse a ocho años atrás, en el verano de 1979 cuando se procedió a la demolición del anexo para la construcción de las piscinas, desde ese momento a pesar de las promesas recibidas, el anexo seguía siendo una quimera, un deseo del que no había noticias …..

El otro aspecto muy importante fue la vuelta al banquillo vagonero de una leyenda como era Nicasio, que lo había abandonado en el verano de 1985 tras el histórico ascenso, esa vuelta dos temporadas después ilusionó a la afición vagonera ….

La temporada fue mejor que la anterior, no para tirar cohetes, pero sí mejor, y sin duda hubiera sido aun mejor si no hubiera ocurrido una desgracia que cambió la temporada.

Nicasio que como habíamos comentado había vuelto a dirigir al primer equipo vagonero, en el momento clave de la temporada, cuando mejor estaba el equipo, tuvo un serio problema de salud que hizo que se viera obligado a dejar el equipo siendo sustituido por Monreal, fueron sin duda semanas difíciles, que influyeron y mucho en lo que quedaba de temporada …

Al finalizar este curso futbolístico, Nicasio recibió de la Federación Guipuzcoana de Fútbol el premio al mejor entrenador guipuzcoano, a modo de justo reconocimiento a su gran labor desarrollada a lo largo de los años ….

La temporada en números: 34 partidos, 13 triunfos, 8 empates, 13 derrotas, 54 goles a favor, 51 goles en contra, 34 puntos, 9º clasificado de un grupo de 18 equipos.

Temporada 1988-89 – Demasiado cerca del Descenso

Presidente: Luis Alonso
Entrenador: Jose Luis Perez Monreal

La palabra a la hora de iniciar este relato es tobogán. Eso fue la temporada, un tobogán de sensaciones y emociones.

Desde La Junta Directiva en una muestra de confianza, se intentó dar continuidad encargando nuevamente a Monreal la dirección de la nave vagonera.

Pero las cosas no salieron bien. Seguramente los resultados no fueron justos con el juego del equipo, porque hubo momentos en la temporada en la que se jugó bien. Pero la realidad es que durante todo el curso estuvimos en las posiciones del fondo de la tabla. Esta vez sí que estuvimos muy cerca del descenso, pero mucho,mucho.

Si ponemos el microscopio en la plantilla, seguramente se había debilitado y era demasiado joven e inexperta para una categoría dura y exigente. No es lo que pensábamos en verano pero seguramente si fue así. El equipo fracasó en las áreas, ni fue sólido atrás, ni tuvo gol, y así es muy difícil sobrevivir.

Nos pasamos la temporada pensando “bueno ya pillamos una buena racha y saldremos del agujero clasificatorio”. Pero las semanas pasaban, llegó la primavera y seguíamos ahí, en el sótano de la tabla clasificatoria. Al final de la liga estábamos empatados en la decimoséptima posición con el Trintxerpe.

En esta tesitura, el equipo y los seguidores viajaron a Andoain, para jugarse el descenso o la permanencia a un partido en Etxebarrieta. Nos jugábamos la temporada en un partido, era una final. El juego y el marcador siempre fueron de cara, pero llegando al final, los rivales se acercaron en el marcador hasta un angustioso 2-3, fueron minutos de muchísima tensión, muchísimos nervios, se sufrió y mucho. Pero dos goles postreros, para el 2-5 final, certificaron la permanencia.

La temporada en números: 36 partidos, 9 triunfos, 11 empates, 16 derrotas; 35 goles a favor, 45 goles en contra; 29 puntos, 7 negativos. 17º clasificado de un grupo de 19 equipos.

De pie; Roberto Turrientes, Carlos, Gelbenzu, Insausti, Zaldua, Martin, Monreal (entrenador) Sentados; J.M. Turrientes, Cortes, Iturrioz, Galarreta, Felix Gonzalez

Temporada 1989-90 – Comienza una nueva era

Presidente: Peio Gibelalde
Entrenador: Pako Ayestaran / Eduardo “Tito“ Prieto

Fue otro verano complicado, la relación de la Junta Directiva con el Ayuntamiento seguía siendo complicada y ese verano aún se tensó más la cuerda.

De una parte, el presupuesto del Club no paraba de crecer, hasta romper la barrera de los 6 millones de pesetas y parecía imposible de cubrir. Los rumores se dispararon y se habló incluso de la desaparición del Club como algo cercano y probable. En un intento desesperado de presionar al Ayuntamiento se tomó la decisión de no inscribir al primer equipo en categoría regional. La cuerda parecía a punto de romperse.

En ese punto se convocó por parte de algunos socios una Asamblea Extraordinaria. Fue una situación verdaderamente dura para los allí presentes que llenaban el viejo Casino, con momentos de muchísima tensión, de la que salió un nuevo presidente, Peio Gibelalde. Comenzaba una nueva era en el Beasain.

El exjugador local Pako Ayestaran fue el encargado de dirigir la nave blanquiazul y durante muchas jornadas, hasta 18, fueron líderes y dominadores de la categoría. Pero una mala racha de resultados llevó a su destitución y su sustituto fue Tito Prieto.

En la última jornada el viejo campo de Etxebarrieta de Andoain volvía a ser el campo donde se jugaba nuestro futuro. Hace un año fue para mantener la categoría, ahora para ascender a Tercera División. El año pasado salió cara, este año salió cruz. Tampoco hubo fortuna en la Promoción frente al Bermeo y el equipo jugaría la próxima temporada otro año más en Preferente.

La temporada en números: 34 partidos, 18 triunfos, 10 empates, 6 derrotas; 58 goles a favor, 30 goles en contra; 46 puntos, 2º clasificado de un grupo de 18 equipos.

Sentados: Galarreta, Gabriel, Raul, Txitxo Albisu, Cortes, Arroniz, Simpler Fila central: Turrientes, Tobar, Mendigain, Garmendia, Satrus (2º entrenador), Pello Guibelalde (presidente), Pako Ayestarán (entrenador), Paulino Intxausti, Joserra Arruabarrena, Berasategi, Esnaola Fila superior: De la Parra, Ugartemendia, Aranalde, Larraona, Arteaga, Lasa, Txemi Pérez del Barrio.

Temporada 1990-91 – La temporada del ascenso a Tercera División

Presidente: Peio Gibelalde
Entrenador: Eduardo «Tito» Prieto / Peio Iguaran
Fisioterapeuta: Marcos Perez

Desde el descenso de la temporada 1964-65 que ponía fin a 9 años en Tercera División, el Beasain llevaba 26 temporada en categorías regionales, 9 en Preferente, 12 en Primera Regional y 5 en Segunda Regional.

Aun permanecía el sabor amargo del triste final de la temporada anterior cuando el equipo quedo a un gol del ansiado ascenso, fue una tarde de domingo en el ya desaparecido campo de Etxebarrieta en Andoain adonde se había desplazado en masa la afición vagonera, el 1-1 fue insuficiente y ascendió el Zarautz.

La nueva temporada se afrontaba con una plantilla potente que hacia pensar que el ascenso era una opción posible. En la jornada 4 el equipo cogió el liderato y ya no lo soltó hasta el final, a pesar de una crisis de resultados a dos meses de la conclusión que origino el cambio de entrenador.

A 5 jornadas de finalizar la competición, los vagoneros se proclamaron matemáticamente campeones y por tanto consiguieron el ascenso, que se celebro en al ultima jornada en Loinaz con un triunfo 3-2 frente al Anaitasuna, con goles de Xabi Cortes, Roberto Turrientes y Asier Perez.

En 38 jornadas, fueron 26 victorias, 8 empates y 4 derrotas para un total de 60 puntos, 5 mas que el segunda clasificado el Lagun Onak.

de pie, de izquierda a derecha: Iñaki eskisabel, JoseMaria garmendia, Joseba garmendia, Marcos Perez (fisioterapeuta), Roberto Turrientes, Tobar, Arruabarrena, Riaño, Alonso, Peio Iguaran (entrenador), larraona, Urmeneta, juanjo Lizarralde, J.M Perez, iñigo lasa, Peio Gibelalde, (presidente, Arroniz, rafael gonzalez (guarda materiales), Enrique Villaro. Agachados, de izquierda a derecha: Asier Perez, Mendigain, Cortes, estala, Velazquez, Albisu, Galarreta, Prieto, Garmendia, Diaz de Garaio, Torres y Esnal.

Temporada 1991-92 – La temporada del ascenso a Segunda División ‘B’

Presidente: Peio Gibelalde
Entrenador: Alfredo del Castillo
Ayudante del Entrenador: Manuel Diaz «Navarro»
Fisioterapeuta: Marcos Perez

Temporada en una categoría nueva, mas exigente, con nuevo entrenador y una plantilla renovada, pero de calidad y preparada para afrontar el reto.

La primera vuelta fue excelente encadenando 14 jornadas sin derrota, siendo campeones de Invierno, toda la temporada fue un mano a mano con el Real Unión, que finalmente fue el campeón de este grupo IV de la Tercera División.

El Beasain como segundo clasificado quedo encuadrado en su grupo para pelear el ascenso con el Escobedo cantabro, el Peña Sport de Tafalla navarro, y el Utebo de Zaragoza, solo el campeón del grupo obtendría el premio, el billete de ascenso a la segunda Division B…

Tras una magnifica liguilla con solo una derrota, la sufrida en campo del Escobedo (1-0), llegamos a la ultima jornada, un domingo caluroso de finales de Junio en Loinaz recibiendo al Utebo en una situacion privilegiada, pues aunque los maños se adelantaron 0-1 en la primera parte, incluso ese resultado le valía al Beasain, pero un segundo gol de los forasteros les daba el ascenso a ellos, en medio de muchísima tensión, corría el minuto 85 cuando Mendigain robo un balón en campo propio y avanzo, hasta penetrar en terreno rival, combinando con Imanol Galarreta que hizo una magnifica jugada por banda derecha, Imanol coloco el centro y Mendigain remato y puso el definitivo 1-1 en el marcador.

El ascenso a 2ªB ya no era una ilusión, un sueño, era una realidad !!!!

de pie, de izquierda a derecha: Briones, Medinabeitia, Rafael Rosado (guardameta reales), Ramon Eizmendi, Coloma, Larraona, Mendiagian, eskisabel, Ibañez, Sukunza, Mateos, Roberto Turrientes, Navarro (2º entrenador), Arruabarrena. Agachados, de izquierda a derecha: Galarreta, Sukia, Cortes, Larrarte, Zubelzu, Jandro, Pérez, Garmendia y Estala.

Temporada 1992-93. La primera en segunda B

Presidente: Peio Gibelalde
Entrenador: Alfredo del Castillo / Manuel Diaz «Navarro»
Ayudante del Entrenador: Manuel Diaz «Navarro»
Fisioterapeuta: Marcos Perez

Primera temporada en Segunda B, temporada muy difícil, la temporada anterior termino muy tarde y hubo muy poco tiempo para construir una nueva plantilla con bastantes cambios dado el salto de categoría. Salto que se vio cada partido en el terreno de juego, la Segunda B era una categoría mas fuerte y dura que la Tercera División y en la continuaban plantilla jugadores que habían estado en Regional, era por lo tanto normal que se notara el salto.

Al equipo le falto continuidad en el juego y en los resultados y hubo sensación de incertidumbre durante varias fases del campeonato hasta que a falta de dos jornadas para terminar, se decidió el cambio de entrenador asumiendo el mando el que hasta la fecha había sido segundo entrenador.

Llegamos al ultimo partido frente al Logroñes B de Miguel Angel Lotina con la necesidad imperiosa de ganar y no fue facil pues los riojanos se adelantaron 0-1, pero finalmente se volteo el marcado para el 2-1 final, consiguen el objetivo de la permanencia.

El equipo obtuvo la 13ª posición, con un balance 34 puntos, tras 9 triunfos, 16 empates y 13 derrotas. Jugaron el Play-off de ascenso (sin premio) Alaves, Barakaldo, Gimnástica de Torrelavega y Palencia y descendieron a Tercera División Hernani, Zaragoza B, Elgoibar y Santurtzi.

Fila de arriba, de izquierda a derecha: Larraona, Badiola, Perez, Saez, Briones, Medinabeitia, Aguado, Olano, Mateos, Fila intermedia, de izquierda a derecha. Navarro (ayudante de entrenador), Ormaetxea, bidaurreta, Eskisabel, Alfredo Del Castillo (entrenador), Ibañez, Alonso, Larrarte, Marcos Perez (fisoterapeuta) Agachados, de izquierda a derecha: Sukunza, Pelaez, Jandro, Peio Gibelalde (presidente), Barriola, garmendia y Galarreta.

Temporada 1993-94. Segunda temporada en 2ªB

Presidente: Peio Gibelalde
Entrenador: Perico Alonso
Ayudantes: Alfredo del Castillo, Carlos Larburu
Fisioterapeuta: Marcos Perez

Tras los apuros de la temporada anterior para mantener la categoría, se produjo una profunda renovacion en el equipo, con un nuevo
entrenador Perico Alonso que llegó procedente del filial de la Real Sociedad, el » Sanse» y con el llegaron tambien 7 jugadores desde la Real Sociedad, algunos cedidos y otros en propiedad.

Desde el principio las cosas funcionaron bien, fue una muy buena temporada, culminada en una magnifica sexta posicion, lo que daba la
oportunidad de disputar la siguiente temporada la Copa del Rey, lo que transmitio mucha ilusion a los seguidores….

Fueron 14 victorias, 12 empates y 12 derrotas para 40 puntos.

Jugaron el Play-off de ascenso a Segunda Division, Alaves, Sestao, Numancia y Barakaldo, sin que ninguno de ellos obtuviera el premio de conseguirlo ….

Descendieron a Tercera Division, Baskonia. Endesa Andorra, Utebo y Touring

Sin embargo esta bonanza deportiva no se correspondia con una situacion economica que empezaba a ser preocupante, bajada de socios, menor asistencia a los partidos de Loinaz, se estaba produciendo un deficit, que de convrtirse en estructural haria inviable el proyecto

Fila de arriba, de izquierda a derecha: Elola, Gibelalde, De Luz, Soto, Larraona, Garmendia, Aguinaga, Navarro, Oianluze. Fila intermedia, de izquierda a derecha. Larburu (Ayudante del entrenador), Beobide , Ugartemendia, Perico Alonso (entrenador), Peio Gibelalde (presidente), Alfredo del castillo (2º entenador),Leturia, Eskisabel, Marcos Perez (fisoterapeuta) Agachados, de izquierda a derecha: Aguado, Jandro, Ibañez, Lizaso, Orbegozo, Soto, Sukunza, Olano

Temporada 1994-95. Parte 1 / La Liga

Presidente: Peio Gibelalde
Entrenador: Periko Alonso
Ayudante del Entrenador: Alfredo del Castillo
Fisioterapeuta: Carlos Larburu

Estamos ante una de las mas brillantes temporadas en la historia del Club.

Una temporada marcada sin ninguna duda por los exitos en el Torneo de la Copa, pero en este capitulo nos vamos a centrar en la lIga, que tambien fue magnifica, siendo en el proximo capitulo cuando glosemos el brillante camino realizado en la Copa.

A pesar de que el grupo 2 esta temporada 1994-95 fue muy duro, de un nivel muy alto a tal punto que hasta 2 equipos del grupo ascendieron a la Segunda Division (Alaves y Sestao), los vagoneros completaron una magnifica temporada, cierto es que quizas se les hizo un poco larga, especialmente en el Play-Off, sin duda la Copa paso factura.

El equipo termino la liga regular en cuarta posicion con 46 puntos, tras 15 victorias, 16 empates y 7 derrotas, 44 goles a favor y 28 en contra, clasificandose para jugar los Play-offs de ascenso a Segunda A.

En este grupo 2 de la Segunda division B nos acompañaron en el intento por el ascenso el Alaves como primer clasificado, el Numancia como segundo, el Sestao como tercero, y el Beasain como deciamos como cuarto, siendo Alaves y Sestao quienes consiguieron el premio del ascenso.

Descendieron a Tercera Division el Casetas (tras el doble Play-out), Gimnanstica de Torrelavega, Zaragoza B, Gernika y Hullera Vasco-Leonesa.

Vayamos pues con el Play-Off, os vagoneros quedaron encuadrados en un grupo terrible junto al Almeria, el filial del Valencia y el Racing de Ferrol, siendo los almerienses quienes consiguieron el ascenso a segunda B, no fue una buena fase para los vagoneros, que cosecharon 5 derrotas y 1 empate.

Temporada 1994-95. Parte 2 / La Copa

Presidente: Peio Gibelalde
Entrenador: Periko Alonso
Ayudante del Entrenador: Alfredo del Castillo
Fisioterapeuta: Carlos Larburu

Como comenzaba el capitulo anterior, estamos ante una de las mas brillantes temporadas en la historia del Club.

Si la Liga es el torneo de la regularidad y el equipo saco sobresaliente llegando al Play-Off, la Copa es el Torneo para aun si fuera posible mejorar nota y lo fue sin duda, si recordamos esta temporada especialmente lo fue por la brillantez de su participación en el torneo del K.O.

En primera ronda fue el turno del Tudelano, tras un comodo 3-0 en Loinaz, el 2-2 del Municipal José Antonio Elola (es el mismo estadio de hoy, solo que le cambiaron el nombre, ahora es conocido como el Estadio Municipal «Ciudad de Tudela»)

En segunda ronda, el sorteo emparejo a los vagoneros con el potente Castellón, tras el 0-0 de Loinaz, apuramos los últimos minutos en el viejo Castalia, en una situación casi imposible, perdiendo 2-1 y con 10 jugadores en el verde …. Pero en el descuento llego el gol del 2-1 que daba el billete para la siguiente ronda. era una oportunidad inesperada y se presuponía única para seguir haciendo historia.

Y en estas llego el sorteo y el Albacete, «el queso mecánico» que asombraba en Primera División bajo la dirección de Benito Floro.

Fue la primera vez que un equipo de Primera División visitaba Loinaz en partido oficial, y para la ocasión tuvimos una muy fría tarde de invierno en un Loinaz abarrotado, la expectación que había despertado aquel partido fue enorme, era el 4 de Enero de 1995, al descanso nadie hubiera apostado por un triunfo vagonero, pues los albaceteños dominaban 0-2. Pero en la segunda parte los goles de Eneko, Idiakez e Irazusta voltearon el marcador para el 3-2 final.

En la devolución de visita, en el Carlos Belmonte, el reloj se acercaba al minuto 90 y el marcador se mantenía 0-0 que clasificaba al Beasain, pero el postrero gol del Alba, les dio el billete e impidió una hazaña que hubiera sido histórica e inolvidable.

De pie/Zutik: Elola, Eskisabel, Navarro, Beobide, De Luz, Irazusta Agachados/Eserita: Leturia, Idiakez, Gibelalde, Olano, Sukunza

Temporada 1995-96. La primera temporada de los tres puntos por victoria

Presidente: Peio Gibelalde
Entrenador: Jesus Mari Zamora / Jose Maria Araquistain
Ayudante del Entrenador: Marcos Larburu
Entrenador de porteros: Marcos Perez
Fisioterapeuta: Marcos Perez / Gorka Perez

Tras la magnifica temporada anterior, hubo cambios en el cuadro técnico, con la llegada como primer entrenador de Jesus Mari Zamora y de segundo Jose Maria Araquistain, ambos con pasado en la Real Sociedad, la plantilla basicamente era la misma, cierto es que con alguna baja muy importante, sin embargo desde el incio se vio que las cosas iban a ser muy diferentes, para mal, nada salio bien, las victorias no llegaron y el entrenador presento su dimision, siendo sustiuido por su segundo ….

Esta fue la primera temporada con el nuevo sistema de puntuacion de tres puntos por victoria y seguia valiendo un punto el empate, lo cual penalizo mucho a los vagoneros, pues iniciaron el nuevo año sin haber conseguido ninguna victoria y los empates resultaban poco premio en cuanto a puntuacion.

En la segunda parte del campeonato el equipo reacciono y salvo la categoria que con lo mal que habian pintado las cosas durante todo el año se considero un buen resultado….

Decimoquinta posicion, 9 triunfos, 15 empates y 14 derrotas para un total de 42 puntos.

Jugaron el Play-off de ascenso, el Sporting Gijon B, Osasuna B, Aviles Industrial y Lemona, sin que ninguno de ellos lograra el premio del ascenso a Segunda Division.

Descendieron a Tercera desde el Grupo 2 de la Segunda Divison B, El Tudelano, Cultural de Durango, Palencia y Amurrio

Pie de foto Fila de arriba, de izquierda a derecha: Arbizu, Benoetxea, Navarro, Elola, Eskisabel, Ugartemendia y De Andres. Fila intermedia, de izquierda a derecha. Gorka Perez (fisoterapeuta), De LUz, Gomez de Segura, Sukunza, Jose Maria Araquistain (entrenador), Idiakez, Iraola, Oronoz, Marcos Perez (fisoterapeuta) Agachados, de izquierda a derecha: Leturia, Indias, Cortes, Peio Gibelalde (presidente), Pecharroman, Errea, Goikoetxea y Orbegozo.

Temporada 1996-97. Buscando la continuidad

Presidente: Peio Gibelalde
Entrenador: Jose Maria Araquistain / Manuel Diez «Navarro»
Ayudante / Entrenador de porteros: Marcos Perez
Fisioterapeuta: Gorka Perez

Análisis de esta quinta temporada en Segunda División B, si ya 5 años en la categoría de bronce del fútbol español, encuadrados en el Grupo 2º, una temporada con no demasiada historia, en la que la idea era dar continuidad al trabajo del entrenador y un año más de trayectoria a la plantilla, pero tras deambular casi todo el curso por la parte media baja de la clasificación, se decidió dar un golpe de timón, asumiendo el segundo entrenador el cargo con el objetivo de salvar la categoría, algo que se consiguió de manera holgada, sin ningún tipo de agobio, ese cambio de técnico dio nuevos bríos a la plantilla, en cuanto al juego y como consecuencia también en cuanto a resultados…

El equipo terminó en séptima posición, con un balance de 15 victorias, 11 empates y 12 derrotas para un total de 56 puntos.

Aurrera Vitoria, Numancia, Barakaldo y Lemona jugaron los Play-offs de ascenso a Segunda División, siendo los sorianos quienes consiguieron el premio del ascenso y Huesca, Sanse (real sociedad B), Zamudio, Zalla y Logroñes perdieron la categoría y descendieron a Tercer División.

Temporada 1997-98. Hacia un equipo mas comarcal

Presidente: Peio Gibelalde
Entrenador: Manuel Diez «Navarro»
Entrenador de porteros: Xabier Oialuze
Preparador físico: Mikel Garmendia
Fisioterapeuta: Gorka Perez

La temporada viene marcada por un cambio estratégico a la hora de entender cuál era el rumbo a seguir, se decidió hacer de la plantilla un grupo mas comarcal, de 21 jugadores, 15 fueron de la comarca. La idea es que los seguidores se sientan más identificados con el plantel a la vez que se conseguía suavizar un presupuesto que cada vez era más difícil de completar….

El entrenador Navarro tras el buen final de temporada en el curso anterior siguió al frente del equipo. Un grupo repleto de juventud e ilusión, conformando un bloque realmente sólido que rindió muy por encima de lo esperado. Al final de la temporada regular el equipo consiguió una magnífica tercera posición, con 21 triunfos, 10 empates y solo 7 derrotas, para un total de 73 puntos. En la última jornada derrotando en Loinaz al líder Barakaldo por 3-1 se aseguró esa tercera posición y jugar los Play-offs de ascenso a Segunda B.

Barakaldo, Bilbao Athletic, Beasain y Cultural Leonesa fueron los equipos de nuestro Grupo 2 que jugaron los Play-offs, ninguno de los 4 consiguió el premio del ascenso.

El Grupo en el quedó encuadrado el equipo vagonero fue de un potencial muy alto, lo componían, estos tres rivales, Málaga, Tarrasa y Talavera,siendo los primeros, los malacitanos quienes
consiguieron el premio del ascenso …

Además la temporada trajo el premio de conseguir el billete para disputar la Copa del Rey de la próxima temporada, el curso 1.998-99

Barcelona B, Mallorca B, Málaga y Huelva fueron los 4 equipos que consiguieron el ascenso a Segunda División.

Zamora, Racing B, Real Unión, Izarra y Endesa de Andorra fueron los equipos que perdieron la categoría con el descenso a Tercera División.

Temporada 1998-99. Sin gol no hay ….

Presidente: Peio Gibelalde
Entrenador: Manuel Díez «Navarro» / Jose María Araquistain
Preparador físico: Mikel Garmendia
Fisioterapeuta: Gorka Perez

El primer aspecto a considerar, tras la gran temporada anterior, fue la renovación de la plantilla; solo 7 jugadores permanecieron del curso anterior.

En segundo lugar, analizamos una temporada condicionada por la falta de gol: podemos decir que el equipo jugó un buen fútbol, pero no tuvo gol, solo 27 goles en 38 partidos, siendo el equipo que menos goles celebró junto al descendido Tropezón, solo esos 27 citados….

Tras estar gran parte de la temporada en posiciones retrasadas de la clasificación, llegó el cambio de entrenador con la vuelta de Araquistain y gracias a la solidez defensiva del equipo, solo 30 goles encajados, el tercer mejor equipo de la categoría en este área, permitió salvar la categoría sin demasiados agobios.

13ª posición, 45 puntos, 10 triunfos, 15 empates y 13 derrotas.

Jugaron el Playoff de ascenso a Segunda B Cultural Leonesa, Bermeo, Barakaldo y Burgos, sin que ninguno de ellos consiguiera el premio.

Descendieron a Tercera División, Noja, lemona, Tropezón y Elgoibar.

Otro aspecto importante de la temporada fue la participación en la Copa. En Primera Ronda el sorteo nos emparejó con el Eibar de Segunda División, empate a cero en Loinaz y 1-1 en Ipurúa, pasando ronda por el valor doble de los goles fuera de casa. En Segunda Ronda, otro Segunda División, el Logroñés, triunfo 3-1 en Loinaz y 0-0 en Las Gaunas. Tras estos dos éxitos en Tercera Ronda a priori un rival más sencillo el Benidorm del Grupo 4 de Segunda B, estaban haciendo una mala temporada y acabaron descendiendo a Tercera División, pero tras el 0-0 de Loinaz la derrota en tierras alicantinas por 1-0 terminó con la aventura de esta temporada en la Copa. Aún así fue un buen torneo, aunque con el sabor amargo de que se pudo llegar un poco más lejos, al menos una ronda mas ….

Fila de arriba, de izquierda a derecha: Imanol, Esnal, J. Sarriegi, Gonzalez, Doval, De Luz, M. Sarriegi, Nuñez. Fila intermedia, de izquierda a derecha. Gorka Perez (fisoterapeuta),Suescun, Gabarain, Navarro (entrenador), Hernandez, Garmendia, Narbarte, Mikel Garmendia (preparador fisico) Sentados, de izquierda a derecha: Gibelalde, Santamaria, Usandizaga, Txiki, Peio Gibelalde (presidente) Iriarte, Arrieta, Gastesi, Brit.

Temporada 1999-00. Estreno de Arconada en el banquillo

Presidente: Peio Gibelalde
Entrenador: Gonzalo Arconada
Preparador físico: Alfonso Azurza
Fisioterapeuta: Gorka Perez

Magnifica temporada, en el estreno como entrenador del equipo vagonero de Gonzalo Arconada. El equipo llegó con opciones hasta el final de la temporada peleando la opción de jugar los Playoffs, pero finalmente no se pudo conseguir, quedando a un solo punto del quinto clasificado el Aurrera Vitoria y a 5 del Barakaldo que fue el cuarto clasificado y por tanto consiguiendo la última plaza de Play-off. Aún así, fue una temporada muy buena, avalada por los números, sexta posición, 16 triunfos, 11 empates y 11 derrotas, para un total de 59 puntos.

Gimnástica Torrelavega, Zaragoza B, Burgos y Barakaldo jugaron los Playoffs de ascenso a Segunda sin éxito y en la parte baja de la tabla clasificatoria, Bermeo, Valladolid, Figueruelas e Izarra descendieron a Tercera División.

Fila de arriba, de izquierda a derecha: Amilibia, Sukia, Suscun, Esnal, Mendigain, Gorrotxategi, Sarriegi, Bengoetxea, Imanol Fila intermedia, de izquierda a derecha. Gorka Perez (fisoterapeuta), Bacaicoa, hernandez, Gonzalo Arconada (entrenador), Peio Gibelalde (presidente), Azurza (preparador fisico), Iraola, Gibelalde. Agachados, de izquierda a derecha: J. Gonzalez, Nuñez, Mendizabal, Perales, Gastesi, Lasa, Usandizaga, Iriarte